Nueva ley contra apartamentos piratas y falso turismo rural

 

Nueva ley contra apartamentos piratas y falso turismo rural

El Gobierno prevé modificar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para poner coto a la oferta de alojamiento no reglada que se comercializa en España sin ningún tipo de control por parte de la Administración turística. Este fenómeno va al alza y afecta tanto a los destinos de playa, de ciudad e interior, pues en los últimos años se ha detectado un aumento de apartamentos piratas urbanos para turistas así como de falsos establecimientos de turismo rural.

Tal como recoge el Plan Nacional Integral de Turismo, aprobado recientemente, “se viene produciendo un aumento cada vez más significativo del uso del alojamiento privado en el turismo”, con un incremento del 15,9% de turistas extranjeros que se alojaron en viviendas alquiladas en 2011, según los datos del IET.

“Sin embargo, el uso de la oferta de alojamiento no reglado podría estar dando cobertura a situaciones de intrusismo competencia desleal que van en contra de la calidad y de la competitividad de los propios destinos turísticos”, afirma el PNIT.

Conflictos vecinales

Este hecho se observa por ejemplo en ciudades como Barcelona, donde en los últimos años se ha producido un fuerte aumento de la oferta de pisos de alquiler para turistas, sin que la Administración turística los tenga controlados, situación que además ha dado pie a numerosos conflictos vecinales. Ver también la noticiaLa oferta ilegal de viviendas vacacionales será regularizada y pagará la tasa turística.

Por otra parte, la oferta no reglada en Madrid podría alcanzar las 3.000 unidades,según los cálculos de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). Desde dicha asociación hacen hincapié en diferenciar entre los apartamentos turísticos reglados -una categoría legalmente establecida- y las viviendas convencionales utilizadas para uso turístico y que “suponen una grave competencia desleal”.

También la CEHAT así como la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca(FEHM) han solicitado al Gobierno poner en marcha varias reformas legislativasclave para el sector, entre ellas la LAU. Ver Los hoteleros de Baleares manifiestan su preocupación por la competitividad del sector.

 

Falso turismo rural

La competencia desleal también va en aumento en los destinos de interior. Tal como expone Jesús Marco, presidente de la Asociación Española de Turismo Rural (ASETUR), “este año ha habido un incremento de plazas de turismo rural, y un gran incremento de lo que se ha vendido ‘como’ turismo rural, los ilegales”.

“Desgraciadamente con la crisis, para muchas personas que tenían una segunda residencia en el medio rural la única forma de pagar la hipoteca es alquilándola y lo han hecho bajo el paraguas de turismo rural, sin una nomeclatura y unas categorías claras, todo cuela”, explica el presidente de ASETUR.

“Estos ilegales le están haciendo un gran daño al sector. Sin profesionalidad, sin calidad, sin unos conceptos claros de atención al cliente, le hacen perder la credibilidad al resto del sector”, añade Marco. Ver también la noticia El turismo rural en España crece en 370 alojamientos en un año

Modificaciones de la LAU

Desde el punto de vista legal, la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos (LAU), regula los alquileres para usos distintos al de vivienda, “sin embargo no contempla la variada casuística relacionada con el alquiler de viviendas para uso turístico y/o vacacional”, según recoge el Plan Nacional Integral de Turismo.

Por este motivo, el Gobierno plantea modificar la LAU en dos aspectos concretos:

1) Contemplar como arrendamientos turísticos los ofrecidos a través de canales de comercialización turística y/o que incluyan servicios complementarios propios de la industria hotelera (limpieza y lavado de ropa de forma periódica).

2) La duración de los contratos: el alquiler ocasional y/o con alta rotación por breves períodos de tiempo sería el indicador que permitiría un mejor control y conocimiento del arrendamiento de las viviendas turísticas vacacionales.

Además, explica el Gobierno, “se está trabajando con todas las Comunidades Autónomas para que la legislación sobre apartamentos y viviendas turísticas esté lo más armonizada posible entre todas ellas”.